Viernes, 23 de Abril de 2021
nº de visitas: 31442205
REPORTAJE
NOTICIAS POR LOCALIDAD

COMPARTIR


Foto
2-03-2021
MUNDO ANIMAL
No me subas la tensión...
Por Soledad Sánchez Higuera, veterinaria CV Colmillos y Garras (Valdemorillo)


No me digáis que no os habéis tomado la tensión nunca en vuestra vida. Y seguramente, ya pasada la barrera de los cincuenta, incluso varias veces al año… Eso, si estamos sanos como manzanas y no tenemos síntomas de nada y entonces… ¿Por qué no tomamos la tensión a nuestros peludos al menos una vez al año? Y si pasan de los 7 años creo que ya debería ser una prueba a tener muy en cuenta. Pues sí, ellos también pueden ser hipertensos. ¿Quién lo iba a decir? Y por supuesto la obesidad y la diabetes incrementan ese riesgo.

Su presión arterial es muy parecida a las nuestra. Una tensión normal es por debajo de 140 mm Hg (presión sistólica) y muy peligrosa por encima de 180 mm Hg. El poder detectarla precozmente hace que evitemos que se dañen órganos como los ojos, los riñones, el corazón y el cerebro. Para medírsela no valen nuestros medidores de tensión. Se utilizan unos aparatos (nosotros tenemos un oscilométrico), específicos para animales, con manguitos de diferente tamaño.

Se busca un ambiente relajado, no hace falta sedación y se toma en la extremidad o en el rabo. Se harán de 5 a 7 mediciones seguidas y se calculará una media. La hipertensión puede ser idiopática, es decir que no hay una causa o enfermedad previa, pero lo normal, es que sea secundaria a otra enfermedad que ya padezcan. Entre las más comunes que originan hipertensión están la insuficiencia renal con el porcentaje más alto en perros y gatos, pero también otras enfermedades como hipertiroidismo (en gatos), obesidad, diabetes, hiperadrenocorticismo, feocromocitoma, entre otras, que también causan hipertensión. No hay que esperar a ver pérdida de peso en nuestro animal o aumento de consumo de agua e incluso una incoordinación al andar o algún problema cardiaco para llevarle a nuestro veterinario y que le tome la tensión. Eso sí, si al hacer una analítica de sangre, salen valores renales altos o en un análisis de orina, una proteinuria o una baja densidad urinaria, sería muy interesante medir su presión arterial. No obstante, es mucho mejor tomársela de forma rutinaria en nuestros exámenes anuales, cuando no hay síntomas y evitaremos complicaciones posteriores.




Comentarios
Queremos saber tu opinión

Si estás registrado, introduce a continuación tu usuario y contraseña. Puedesregístrarte aquí.
EMAIL
CONTRASEÑA


Si no recuerda su contraseña, pulse aquí para enviarle un recordatorio.



PERIODICO EN PDF
DESCARGAR
Descargar Acrobat Reader portada
PORTADA | POLITICA | SOCIEDAD | CULTURA | EDUCACION | MEDIO AMBIENTE | SALUD | DEPORTES | REPORTAJE | OPINION
Motor | Toros | Cine | Agenda cultural | La última | Humor | Callejero | Staff | Hemeroteca | Dossier comercial