Martes, 20 de Octubre de 2020
nº de visitas: 29277014
OPINIÓN
NOTICIAS POR LOCALIDAD

COMPARTIR


Foto
3-10-2020
OPINIÓN
OPINIÓN
Irene Montero y el fin de la política
Por Carlos Díaz Pache, Diputado del Partido Popular en la Asamblea de Madrid


Francis Fukuyama, politólogo americano de evidente origen japonés, publicaba en 1992 el libro "El fin de la historia y el último hombre", en el que sostenía que la historia había concluido, y que la lucha entre ideologías no continuaría. Predecía entonces un mundo basado en la economía y política liberales, y a Estados Unidos como paradigma de la realización marxista de una sociedad sin clases.

La conclusión no era gratuita. El muro de Berlín había colapsado tres años antes, y con él la mentira y el fracaso de la ideología comunista. Fue el principio del fin de la Unión Soviética, que firmaría su disolución en diciembre de 1991. La guerra entre el primer y el segundo mundo había terminado con victoria para las democracias liberales. Fukuyama pensó que para siempre.

Al año siguiente, Samuel Huntington, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Harvard, contestaba a Fukuyama en un artículo titulado "¿El choque de civilizaciones?", que posteriormente transformaría en el libro "El choque de civilizaciones y la reconfiguración del orden mundial". En ellos, planteaba en lugar de una lucha de ideologías, una colisión entre civilizaciones entendidas como culturas más o menos cerradas, con sus propias tradiciones, y que por su relativo hermetismo se oponían a otras diferentes.

Los pronósticos de Huntington para el siglo XXI no eran el fin de la historia, ni la lucha entre ideologías o entre Estados-nación. La historia de nuestro siglo se caracterizaría por las luchas entre grupos de naciones pertenecientes a diferentes civilizaciones.

Han tenido que pasar casi 30 años para que, a pesar del evidente fallo de Fukuyama, alguien recupere su teoría para el momento actual y cambiando los bandos.

La ministra de igualdad, Irene Montero, decía en una reciente entrevista que “las sociedades más prósperas, incluso económicamente, son aquellas que más reparten la riqueza, el tiempo y los cuidados”. Iba más allá, aventurando que “hay un consenso mundial sobre las políticas que hacen falta, y son esas”. El fin de la historia de nuevo. Se acabó la política. La fiesta ha terminado. Cierren al salir.

La cuestión es que Fukuyama tenía a favor de su tesis nada menos que la descomposición de una enorme potencia mundial septuagenaria y con ella su sistema político, y Montero no tiene absolutamente nada. Fukuyama había constatado, como todos, el fracaso estrepitoso del comunismo en el mundo, y Montero se ha sacado un consenso mundial de la chistera morada de la que los podemitas extraen todos sus análisis.

Las sociedades más prósperas no son las que más reparten la riqueza sino las más libres, que son también aquellas, no es casual, que más riqueza consiguen crear. Los consensos mundiales no existen porque hay civilizaciones muy diversas y porque los comunistas son inasequibles al desaliento e impermeables a la realidad.

Lo que sí hay es una enorme evidencia empírica: el progreso económico, social, cultural, e incluso moral, están directamente relacionados con la libertad humana. A mayor libertad, mayor progreso. En las sociedades más libres se disfruta de una mejor democracia, una cultura más rica, un mayor respeto al medioambiente, una esperanza de vida mayor, y por supuesto un nivel de renta mucho más elevado.

Los países capitalistas multiplican por ocho la riqueza per cápita de las economías más intervenidas, y a pesar de eso, intervencionistas cerriles como Irene Montero lanzan el mensaje contrario: la intervención, el reparto de la riqueza, es la verdadera solución. ¡Y hay un consenso mundial! Pues no, señora. Salga un poco de su pequeño círculo morado y escuche, verá cómo sus supuestos consensos mundiales quedan en agua de borrajas. O de tinajas.




Comentarios
Queremos saber tu opinión

Si estás registrado, introduce a continuación tu usuario y contraseña. Puedesregístrarte aquí.
EMAIL
CONTRASEÑA


Si no recuerda su contraseña, pulse aquí para enviarle un recordatorio.



PERIODICO EN PDF
DESCARGAR
Descargar Acrobat Reader portada
PORTADA | POLITICA | SOCIEDAD | CULTURA | EDUCACION | MEDIO AMBIENTE | SALUD | DEPORTES | REPORTAJE | OPINION
Motor | Toros | Cine | Agenda cultural | La última | Humor | Callejero | Staff | Hemeroteca | Dossier comercial