Martes, 20 de Octubre de 2020
nº de visitas: 29277434
OPINIÓN
NOTICIAS POR LOCALIDAD

COMPARTIR


Foto
2-10-2020
OPINIÓN
AQUÍ SÍ HAY PLAYA
El “Régimen del 78” y la táctica del salami
Por Pedro Corral, periodista y escritor, diputado del PP en la Asamblea de Madrid


Hace ya dos años, con la perspicacia y conocimiento que la caracterizan, Alicia Delibes puso negro sobre blanco (https://www.libertaddigital.com/opinion/alicia-delibes/la-tactica-del-salami-construyendo-pueblo-78454/) la táctica que la extrema izquierda está tratando de aplicar en España para ver realizados sus proyectos doctrinarios. Para describirla, Delibes recordó el manual del comunismo en la Guerra Fría, durante la cual se acuñó el término “táctica del salami” para retratar el modo en que Stalin se había ido haciendo con el control de los países de la Europa del este liberados por el ejército soviético de las garras del nazismo para clavar las suyas.

Como bien recuerda Alicia Delibes en su artículo, fue Mátyás Rákosi, secretario general del Partido Comunista húngaro y leal sirviente de Stalin, el primero que aplicó esta táctica para quitarse de en medio a los partidos no estalinistas. “Rákosi, que era hijo de carnicero, sabía muy bien que rodaja a rodaja puede uno comerse un salchichón sin que nadie se dé cuenta”, escribía Delibes.


Me ha venido a la mente en estos días el artículo de Alicia Delibes, imprescindible como todos los suyos, a propósito de la declaración de Rodolfo Martín Villa ante el proceso abierto por una jueza argentina por los crímenes del franquismo. Proceso que incluye hechos sucedidos después de la muerte del dictador sobre los que el ex ministro de UCD ha querido declarar voluntariamente al verse involucrado en la querella con la acusación de crímenes contra la humanidad.


"De aceptarse la versión de la querella, si 
Adolfo Suárez viviera sería imposible que no se encontrara acusado también de genocidio o crímenes contra la humanidad, situación que no me atrevo a calificar", argumentó Martín Villa en su declaración, en la que puso de manifiesto “que es imposible que en la Transición hubiese un genocidio".

El procedimiento cuenta con la directa colaboración de la Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, que ha invalidado con una mera nota interior la orden de su predecesora Consuelo Madrigal sobre la inviabilidad legal y jurídica de este procedimiento promovido en Argentina contra ciudadanos españoles. En primer lugar, porque los delitos están prescritos; en segundo término, porque sigue vigente la Ley de Amnistía; y en consecuencia, tercera razón, por conculcar el principio de legalidad.  


Es inevitable pensar en la influencia de Baltasar Garzón en esta nueva postura de la fiscal general, ya que fue el ex juez condenado por prevaricación el que intentó abrir una causa general al franquismo contra la vigente Ley de Amnistía, como recordó el Tribunal Supremo en la sentencia que le absolvió por este caso. Por cierto, Ley de Amnistía cuya vigencia el propio Garzón había esgrimido tan solo unos años antes para archivar una querella por las matanzas de Paracuellos del Jarama a manos del Frente Popular en 1936.


De la misma forma que la “táctica del salami”, la extrema izquierda se ha propuesto ir rodaja a rodaja para deslegitimar nuestro sistema democrático, al que Podemos llama “régimen del 78” en la línea de su falsa argumentación sobre el presunto dirigismo de la Transición por los resortes del franquismo frente a una izquierda apocada y temerosa.


Y la rodaja que toca ahora, después de intentar cortar la del Rey Juan Carlos I, es la de la Ley de Amnistía, que no fue una “ley de punto final” por la que el franquismo se construyó su vía hacia la impunidad. Baste recordar, para desmentirlo categóricamente, que la primera propuesta de Ley de Amnistía que llegó a las Cortes fue nada menos que la del Partido Comunista de España. La vigente, conviene recordarlo también, fue aprobada con 296 votos a favor, 2 en contra, 18 abstenciones y uno nulo. R03;


Pero es que además esta versión manipulada de la Transición es ofensiva para todos los protagonistas, a izquierda y a derecha, de la que sigue siendo la más ejemplar y digna lección que haya dado la España contemporánea al mundo. En primer lugar, porque envilece el recuerdo del generoso y crucial papel de la mayor parte de la izquierda en la conquista de la libertad. En segundo término, porque reniega de quienes desde posiciones derechistas, con auténtica convicción democrática, arriesgaron también para propiciar el fin de la dictadura.


Me vienen a la mente dos nombres de entre todos los protagonistas a quienes debemos la España de la libertad. El primero es el de Marcelino Camacho, luchador antifranquista que pagó con el exilio y la cárcel su compromiso contra la dictadura. La intervención de este obrero metalúrgico en la sesión de las Cortes que aprobó la Ley de Amnistía sigue siendo una de las piezas de oratoria parlamentaria más trascendentales y emotivas que se hayan escuchado nunca en la Carrera de San Jerónimo.


El segundo nombre es el del abogado y periodista Gabriel Elorriaga Fernández, felizmente entre nosotros, con sus 90 años. Preso también en el franquismo por su compromiso con la libertad, Elorriaga es un buen ejemplo de la discreta y eficaz labor, del firme anhelo de una España de todos y para todos, que demostraron muchos compatriotas en aquellos años difíciles. Españoles que supieron cumplir con su deber, en medio de no pocas marejadas históricas, para que la nave llegara a buen puerto.


Hoy, en esta difícil singladura en que nuestra nación se ve embarcada, más nos valdría mirarnos en el ejemplo que personas como Camacho y Elorriaga, y por supuesto el Rey Juan Carlos I y Adolfo Suárez, o Torcuato Fernández Miranda y Rodolfo Martín Villa, o Santiago Carrillo y el recién fallecido Landelino Lavilla, dieron en aquellas turbulentas horas de nuestro pasado reciente, en vez de vilipendiar su histórica obra política con burdas falsedades.



Comentarios
Queremos saber tu opinión

Si estás registrado, introduce a continuación tu usuario y contraseña. Puedesregístrarte aquí.
EMAIL
CONTRASEÑA


Si no recuerda su contraseña, pulse aquí para enviarle un recordatorio.



PERIODICO EN PDF
DESCARGAR
Descargar Acrobat Reader portada
PORTADA | POLITICA | SOCIEDAD | CULTURA | EDUCACION | MEDIO AMBIENTE | SALUD | DEPORTES | REPORTAJE | OPINION
Motor | Toros | Cine | Agenda cultural | La última | Humor | Callejero | Staff | Hemeroteca | Dossier comercial