Lunes, 21 de Septiembre de 2020
nº de visitas: 28895724
OPINIÓN
NOTICIAS POR LOCALIDAD

COMPARTIR


Foto
11-08-2020
OPINIÓN| AQUÍ SÍ HAY PLAYA
Un año de coalición en Madrid
Por Pedro Corral, periodista y escritor, diputado del PP en la Asamblea de Madrid


La intensa avalancha informativa que estamos viviendo desde la irrupción de la pandemia ha podido quizás restar importancia mediática, que no política, a la renovación del pacto de gobierno entre PP y Cs en el Gobierno de la Comunidad de Madrid. El pasado 15 de julio, en un acto en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional, la presidenta Isabel Díaz Ayuso y el vicepresidente Ignacio Aguado renovaron su compromiso político suscrito hace un año al servicio de la región, y lo hicieron con la determinación de llevar a cabo las reformas necesarias para seguir siendo la locomotora económica de España y a la vez seguir mejorando los servicios públicos que se prestan a los madrileños.

El mensaje es absolutamente necesario. Madrid es líder en atracción de inversión extranjera: en 2019 recibimos el 61,2% de toda la inversión extranjera en España. El año pasado fuimos también la primera región española en creación de puestos de trabajo, como lo fuimos también en la creación de nuevas empresas.

Es necesario recordar que Madrid destina una buena parte de los frutos de este dinamismo económico a la solidaridad con el resto de España: el año pasado batimos un nuevo récord en aportación al fondo de solidaridad de las comunidades autónomas, con casi 4.000 millones de euros, llegando a triplicar la aportación de Cataluña. Es decir, cuando a Madrid le va bien, también le va bien al resto de España.

Todos estos indicadores reflejan el acierto de Díaz Ayuso y de Aguado a la hora de transmitir confianza a quienes están pensando en dónde invertir en estos tiempos de tribulación. Por esta razón, como diría San Ignacio, PP y Cs han enviado el mensaje de que en Madrid no vamos a hacer mudanza. Vamos a seguir fortaleciendo los principios políticos que nos unen a ambos partidos para garantizar que nuestra región siga siendo fiable, estable y predecible para quienes buscan generar riqueza y empleo.

Principios que pasan por seguir apostando por el fomento de la libertad de decisión de las familias, autónomos y empresarios y por la reducción de impuestos. Hacer pagar más a quienes más están sufriendo ya la crisis económica y social supone el ejercicio más insolidario por parte de las administraciones públicas. En Madrid hemos demostrado que con políticas de reducción de impuestos se puede recaudar más para destinarlo a mejorar los servicios públicos y fortalecer la atención a quienes peor lo están pasando.

Y por eso el compromiso que hemos renovado PP y Cs pretende dar protagonismo a los 179 municipios de la región, a través de un Pacto Local en la Comunidad de Madrid, para que desde los municipios se pueda responder de forma ágil a las demandas de sus vecinos, sobre todo en cuestiones relativas a la atención social. Reafirmar estas convicciones y estas políticas para lo que queda de legislatura en Madrid es como encender un faro en medio de la galerna para brindar seguridad. Frente a un Gobierno desarbolado como el de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, que va a la deriva, zarandeado por las circunstancias y sin capacidad de reacción, directo hacia las escolleras, el PP y Cs proponen desde Madrid confianza, confianza y confianza.

Para gobernar la incertidumbre es necesario crear certidumbre, no añadir más incertidumbre. Para gestionar lo impredecible, es apremiante ser predecible, no generar más impredecibilidad. Para controlar lo inestable, es urgente fomentar la estabilidad, no sumar más inestabilidad. Ahí radica la importancia del mensaje que Díaz Ayuso y Aguado han lanzado desde la capital de España frente a un Gobierno radicalizado que solo sabe agravar las razones para la inquietud y la zozobra de familias, autónomos y empresas.

Donde las opciones liberales ven oportunidades de mejora y de reforma ante las crisis, en beneficio de todos los ciudadanos, los partidos de izquierda más extrema sólo ven ocasión para la ruptura y la demolición en beneficio de sus propios mantras ideológicos, aunque eso cueste la ruina y la miseria de la población. Lamentablemente, el evidente peso de Podemos en las decisiones del Gobierno de España no permite abrigar ninguna esperanza de un cambio de rumbo.

Por esta razón, mientras la legislatura nacional da signos evidentes de estar ya amortizada con un Gobierno de Sánchez e Iglesias rehén de su propio sectarismo, que le impide ver la realidad más allá de sus pancartas, la legislatura en Madrid ha tomado nuevo impulso para cumplir con el compromiso de la presidenta Díaz Ayuso y el vicepresidente Aguado de que esta sea un mandato realista, centrado en la recuperación económica y la creación de empleo, y centrado también en las personas para no dejar a nadie atrás.




Comentarios
Queremos saber tu opinión

Si estás registrado, introduce a continuación tu usuario y contraseña. Puedesregístrarte aquí.
EMAIL
CONTRASEÑA


Si no recuerda su contraseña, pulse aquí para enviarle un recordatorio.



PERIODICO EN PDF
DESCARGAR
Descargar Acrobat Reader portada
PORTADA | POLITICA | SOCIEDAD | CULTURA | EDUCACION | MEDIO AMBIENTE | SALUD | DEPORTES | REPORTAJE | OPINION
Motor | Toros | Cine | Agenda cultural | La última | Humor | Callejero | Staff | Hemeroteca | Dossier comercial