Viernes, 29 de Mayo de 2020
nº de visitas: 27496026
REPORTAJE
NOTICIAS POR LOCALIDAD

COMPARTIR


Foto
3-04-2020
MUNDOS PARALELOS Por Ángel Gutiérrez / Natalia Alpuente
"La vida es energía y tenemos que cuidarla”
Miguel Morales, vidente, sanador, vuelve a Mundos Paralelos cuando más necesitamos de maestros que nos ofrezcan consuelo, esperanzas e ideas.


Buenos días Miguel, hace unos meses, en unas circunstancias mucho más amables que las que vivimos, compartimos una conversación muy estimulante. A los lectores que no te conozcan los remito a la entrevista que aparece en nuestra sección de Mundos Paralelos del mes de diciembre de 2019.

Lo primero, ineludible, ¿Cómo te encuentras? ¿Cómo estás viviendo esta tragedia?

Bueno, físicamente me encuentro bien aunque como ser humano no puedo evitar sentir un cierto grado de angustia por la posibilidad del contagio, por la cercanía de la enfermedad y, a la vez, esto me provoca rabia, frustración por el enorme dolor que recibimos como sociedad. Supongo que es algo común a todos nosotros. He notado que la vida queda en suspenso, las calles vacías, la ausencia de miradas, la presencia absoluta del miedo, hasta los pájaros se ocultan.

Cuando nosotros leemos periódicos, vemos la televisión, percibimos una cierta incredulidad en la gente, una sorpresa por lo que está sucediendo, ¿tú crees que en estos meses atrás había algún signo a nivel espiritual, emocional que pudiera indicar que la humanidad estaba cerca de sufrir una crisis como esta?

Yo siempre he insistido en el último año, especialmente a mis clientes y la gente más cercana a mí, que estábamos construyendo un edificio sin base. Yo no me considero una persona pesimista, más bien realista y, por ello, he asistido en estos años a una progresiva degeneración de nuestra relación con el mundo, esta necesidad asombrosa por acumular, por consumir, sin medida, sin aprendizaje después de la crisis que ya habíamos vivido allá por el 2007… Nos olvidamos de nuestra esencia interior, la vida es energía y tenemos que cuidarla. No lo hemos hecho, hemos pensado que estábamos por encima del bien y del mal, hemos olvidado los pequeños detalles, todo aquello que nos enriquece y, ahora, se nos tambalea toda la estructura.

Hemos perdido el respeto al anciano, al niño, no nos preocupa la vida de los demás, parece que sí pero es una puesta en escena, abortamos, asesinamos, robamos y nada cambia. Tenemos que estar más en contacto con la verdadera naturaleza de la vida, con su energía, creer más en nosotros, respetar.

Desde ese punto de vista ¿Tú crees que estamos preparados para sacar algún aprendizaje de esta tragedia, algo que nos aliente a mejorar?

Habrá de todo, estoy seguro de que hay gente que cambiará, que aprovechará esta lección para mejorar en su vida, sin embargo estoy seguro de que la mayoría no lo hará. Os he dicho antes que soy realista y a los hechos me remito, por ejemplo, Jesús visitaba a los enfermos, acudía y dejaba que le visitaran, hoy, el Papa, el máximo representante de Dios en la Tierra, bendice desde un balcón en el Vaticano a una plaza desierta de fieles, ¿qué mensaje es ese? Yo no me considero católico, si cristiano y como tal vivo, por supuesto que hay monjas, religiosos que se dan al prójimo desinteresadamente pero lo hacen por su realidad personal, su vocación.

Yo no soy médico, ni policía, ni sacerdote pero si me necesita una persona allí estaré, me pongo mi mascarilla, mis guantes y acudo, no tengo problema. Mi realidad espiritual es muy fuerte, tengo clara mi misión, lo que puedo hacer y hago. Hay que saber caminar, si el camino lo corto por miedo, por fracaso, por egocentrismo, entonces obstruyo mi crecimiento, quien soy y dónde voy. Si no soy consciente de ello, llegará un momento en que no tenga una percepción clara del ser humano, porque esta sociedad funciona así, anula, impide al que quiere hacer, al que quiere transformar si este no tiene un espíritu definido, sincero.

Lógico, ahora piensa en todas aquellas personas que hoy tienen miedo y que mañana, pasado o dentro de un año han olvidado, han querido esconder ese dolor y vuelven al mundo como si nada hubiera sucedido, ¿qué mensaje podrías darles?

Ya…verás, como bien sabes, duermo poco, apenas dos o tres horas, y me gusta escuchar la radio por la noche, sin embargo, últimamente no disfruto, es más, estoy horrorizado con los programas que se emiten, muchos de ellos son deportivos, los de siempre, y actúan como si nada sucediera realmente, discuten de fichajes, del calendario de la liga…y yo me pregunto ¿es que no aprendemos nada? Seguimos hablando de cantidades astronómicas para el fútbol mientras no hay material para los hospitales, no lo entiendo.

Decirles algo, unas palabras…Yo les diría que se pararan a pensar que les ha enseñado esta tragedia, que valoraran los pequeños detalles, jugar con tus hijos, pasear con tu pareja, comer con un amigo o simplemente salir a la calle y respirar sin miedo, sin tener que pedir permiso. Aprender el valor de que lo bueno está en las pequeñas cosas, en el respeto al mundo, el cuidado de nuestras obras. Tenemos que aprender a vivir en nuestro espacio, disfrutando el día a día.

Esto que dices es muy gráfico Miguel, y aparentemente sencillo, ¿por qué nos cuesta tanto integrarlo?

Porque somos muy materialistas, nos gustan las cosas fáciles, ya os lo decía antes, hay mucha gente que se ve a sí misma con una profundidad que no tiene, todo porque hace retiros, o acude a gurús de todo tipo, coach, terapias varias, tienes de todo. Eso no te hace crecer, no es garantía de profundidad espiritual, ese es un trabajo que uno tiene que hacer por sí mismo, quererlo, desearlo, estar dispuesto al esfuerzo, al sacrificio.

El autoconocimiento primero te requiere, de lo contrario crecerás como un árbol torcido. No significa esto que uno no deba escuchar y aprender, pero el primer paso es conocerse.

Por eso es tan difícil que las cosas cambien, dentro de unos meses volveremos a la rutina, a los partidos, a las compras…y todo se habrá olvidado, no habremos aprendido nada o muy poquito.

Yo creo que el ser humano repite una y otra vez los mismos errores. Mira, recuerdo una cita de Eclesiastés 1:9 que dice “lo que fue, eso mismo es lo que será, y lo que se hizo, eso mismo es lo que se hará; no hay nada nuevo bajo el sol.” La sociedad, el mundo, ha sufrido grandes pestes y crisis y seguimos reincidiendo.

Hay muchísimas familias que han perdido a sus familiares, que no los han visto morir, ¿cómo encontrar consuelo?

Te tienes que arropar con la gente que quieres y así hacer una piña de amor a la vida. Y pensar que su alma está limpia, que quien sufre soy yo, aprender que mañana me puede tocar a mí y que debo perdonar a la gente que quiero, decírselo, demostrarlo, amarlos.

¿Y no piensas que esta crisis va a provocar un efecto llamada en la búsqueda de respuestas en todo tipo de creencias sin filtro alguno?

Por supuesto, esto es algo que ya hablamos en la anterior ocasión,  hay que tener cuidado. No hablo desde la verdad absoluta porque el primero que está dentro de esta vorágine soy yo. Lo que si observo es que si lo que haces te ayuda a crecer, a alimentar la luz interior entonces todo está bien. Ahora bien, este trabajo, este desarrollo necesita amor, no es un curso programado a dos meses, no es un libro, no es una presentación.

Yo no leo libros esotéricos, no quiero maestros, nunca los he necesitado, he preferido explorarme, conocerme, sentirme.

Tenemos que entender que el sufrimiento de uno no es más importante que el de otro, y muchas veces la gente acude queriendo dar un sentido especial a su dolor. Esto nos aleja de quienes somos y por supuesto, dejamos de amarnos.

Como decía Buda, “pide un grano de mostaza en una casa donde no haya sufrimiento, y si encuentras una yo curaré a tu hijo”.

Hay que aprender a aceptar el dolor, el sufrimiento, como algo propio de la vida, como parte del camino de aprendizaje interior.

Estamos de acuerdo, volviendo a las familias Miguel, ¿qué podemos decirles para que acepten la muerte de su ser querido?

Es una situación muy complicada por la manera de morir, por la forma, por el modo de comunicarlo. Yo, desde mis experiencias, con las bilocaciones que sufro, cada día más, solo les voy a decir que el alma es energía, que una vez abandona el cuerpo se eleva a un plano espiritual, sin dolor, habitando un infinito universo en el que evolucionará.

En mis bilocaciones veo mucha gente que se resiste a morir, en estos días más que nunca, me encuentro agotado. Entiendo que esta es misión, ayudar a estas almas hasta que entienden que no estarán solas, que van a crecer, a recibir paz… es algo difícil de explicar, pero cuando lo sienten, se dejan llevar con calma, con serenidad.

La preparación para el dolor, para la muerte tenemos que hacerla ahora, cuando salgamos de esta pandemia. En este momento, el consuelo dependerá de las creencias y formación de cada persona.

Entonces cobra mucha importancia morir bien o morir mal, ¿no?

Todas las religiones se detienen en este punto, ahí tenemos el Libro Tibetano de los Muertos, que te enseña a morir, con un trabajo espiritual de fondo muy intenso, no llegan sin preparar. Por eso insisto en que el trabajo es día a día, desde ya, sin esperar a que el mundo sufra otra tragedia.

¿Dónde vamos Miguel?

Necesitamos recuperar el respeto por nosotros y por los demás, estar unidos. Es complicado porque tenemos una estructura política que nos aniquila, que vive del enfrentamiento. Nuestra sociedad tiene que aprender a vivir consigo misma, aunando esfuerzos. Hoy veo grupos que a través de redes sociales se comunican, meditan…es una buena señal.

Para finalizar Miguel, si tuvieras que poner imágenes a lo que vivimos y hacia donde nos dirigimos, utilizando los arcanos mayores del Tarot ¿Cuáles serían?

Sin duda para nuestra realidad la pareja formada por la Justicia y la Torre, porque ahora mismo esto es una Justicia Divina lo que estamos sufriendo. Para el después la pareja formada por el Mago y la Templanza, la reconstrucción personal, desde la creencia en los valores de uno mismo, buscando el equilibrio interior y exterior,  vivir la conexión de la risa y el llanto.

Miguel, muchísimas gracias por tu tiempo, por tus consejos, por tu cariño, esperamos que la vida sea tan generosa contigo como tú lo eres con la gente que te conoce y te admira.

Esta seguirá siendo una más de las muchas veces que volveremos a compartir contigo estas páginas en Mundos Paralelos.

No olvidéis queridos lectores que podéis contactar con nosotros en nuestro mail: mundosparalelos.sierramadrid@gmail.com



Comentarios
Queremos saber tu opinión

Si estás registrado, introduce a continuación tu usuario y contraseña. Puedesregístrarte aquí.
EMAIL
CONTRASEÑA


Si no recuerda su contraseña, pulse aquí para enviarle un recordatorio.



PERIODICO EN PDF
DESCARGAR
Descargar Acrobat Reader portada
PORTADA | POLITICA | SOCIEDAD | CULTURA | EDUCACION | MEDIO AMBIENTE | SALUD | DEPORTES | REPORTAJE | OPINION
Motor | Toros | Cine | Agenda cultural | La última | Humor | Callejero | Staff | Hemeroteca | Dossier comercial