Viernes, 10 de Julio de 2020
nº de visitas: 28009341
OPININ
NOTICIAS POR LOCALIDAD

COMPARTIR


Foto
21-03-2020
EL PRISMTICO
No atribuyamos a la pandemia lo que no es culpa de ella
Por Pablo Sanz Bayn, Profesor de derecho mercantil


 


 


La crisis de la pandemia del coronavirus llegó a una España que no había hecho sus deberes a tiempo, ni teniendo a unos políticos dispuestos a hacerlos con rigor y decisión. Prácticamente puede decirse que en España casi nadie aprendió las lecciones de la crisis de 2008. De repente, en la primera mitad de marzo de 2020, y con los primeros cálculos de los efectos en la economía, podemos afirmar sin riesgo a equivocarnos, que estamos sumidos en otra, posiblemente mucho peor. Pero no atribuyamos a la pandemia lo que no es culpa de ella. El virus sólo fue el detonante de una explosión global sobre una economía como la España plagada de vulnerabilidades internas.

Muchos de nuestros políticos habían adoptado la costumbre de encaramarse a las estructuras de poder mediante la construcción de discursos basados formalmente en buenas intenciones pero que introducían compromisos y promesas edénicas y adánicas al gusto de una ciudadanía cada vez más bisoña, desinformada y sensible a los impactos mediáticos. Los adalides del actual gobierno eran el paradigma de esta retórica. Gran parte de la población, de una forma u otra, había comprado gustosamente las soflamas edulcoradas de la partitocracia, bajo la creencia infundada de inercias imparables que desafiaban la gravitación universal.

Sin embargo, a la hora de la verdad, donde se verifica la retórica política es en los hechos, en la eficacia real de las palabras. Y para esa eficacia es necesaria su traducción económica, es decir, su expresión y ejecución presupuestaria, contable y técnica. Y aquí es donde pocos tenían un compromiso sincero para ahondar y examinar los fundamentos de nuestro sistema de bienestar y su presunta solidez. Por de pronto, el impacto de la pandemia sobre la economía española obligará ya mismo a replantear forzosamente cuestiones que se excluían o enmascaraban una y otra vez del debate político en los últimos años, como el ineficiente modelo territorial y administrativo, que ha provocado en buena medida la descoordinación institucional en la respuesta efectiva ante la expansión de los contagios. También obligará a replantear la coordinación interministerial y sus competencias.

En los últimos años el país aparentaba cierta recuperación, y en el último, una innegable desaceleración. Los planes económicos de los últimos gobiernos eran poco realistas e inviables en el largo plazo, porque no eran conformes con las capacidades y recursos del país. En particular, las acciones del gobierno formado precipitadamente a principios de año estaban quedando -incluso antes de la llegada de la pandemia-, en palabras vacías, en fraseología estéril, desconectada de lo empírico. La evocación de los deseos podía ser infinita, pero en la materialidad rige la finitud y la base productiva de la sociedad tenía y tiene sus límites, como el grave daño que se estaba causando al sector primario o la notoria insostenibilidad del sistema de la Seguridad Social.

La pandemia vírica ha dado por terminadas las ficciones presupuestarias del gobierno, y prácticamente también el resto de los ridículos malabarismos que se estaban perpetrando para salir al paso durante la legislatura. El gobierno y sus adláteres secesionistas han quedado maniatados a la gestión de una fatalidad que además excede de sus capacidades y aptitudes, como ha quedado patente demasiado pronto. No atribuyamos a la pandemia lo que no es culpa de ella.





Comentarios
Queremos saber tu opinión

Si estás registrado, introduce a continuación tu usuario y contraseña. Puedesregístrarte aquí.
EMAIL
CONTRASEÑA


Si no recuerda su contrasea, pulse aqu para enviarle un recordatorio.



PERIODICO EN PDF
DESCARGAR
Descargar Acrobat Reader portada
PORTADA | POLITICA | SOCIEDAD | CULTURA | EDUCACION | MEDIO AMBIENTE | SALUD | DEPORTES | REPORTAJE | OPINION
Motor | Toros | Cine | Agenda cultural | La última | Humor | Callejero | Staff | Hemeroteca | Dossier comercial