Lunes, 30 de Marzo de 2020
nº de visitas: 26753199
OPINIÓN
NOTICIAS POR LOCALIDAD

COMPARTIR


Foto
14-03-2020
MUNDO AFRO-HISPANO
El pueblo hispano-guineo necesita, claro que sí, de una España democrática
Por Severo Matías Moto Nsa, Periodista afro-hispano, Presidente del Partido del Progreso de Guinea Ecuatorial


Mi experiencia política hispana

Aquel día 2 del mes de mayo y siguientes, del año 1992  una delegación del Partido del Progreso aterrizamos en Malabo, desde el exilio en España, con el propósito de luchar por la legalización del Partido del Progreso, hasta lograrlo, cinco meses después… En aquel hervor de partidos “de oposición” que se movían en el país, a la espera de legalización, me di cuenta de tres verdades contundentes:

La primera, la tremenda endeblez  y falta absoluta del sentido de “partido político” o de “oposición” que caracterizaba a todos los partidos que encontramos delante. Esta endeblez nacían del propio partido gobernante (P.D.G.E.) liderado por un dictador militar golpista; quien, después de 13 años  de estar mandando, a golpe de dictadura militar (1979-1992) se vio empujado a lavar su imagen de golpista militar, aceptando que se montara lo que al final llamó “Ensayo Democrático a la Ecuatorguineana”. Una terrible endeblez, miedo e inseguridad, así como escasa firmeza y renuncia de los partidos políticos que hicieron que me viera prácticamente asediado por todos, para que pasara a formar parte de sus filas. Esta fue nuestra primera extrañeza. Parecía que todos necesitaban contar con el apoyo de alguien (el que venía de España) para ser realmente “partidos políticos” y de “oposición”. Pasar de todos, fue nuestra primera gran decisión (muy mal encajada por los solicitantes; muy especialmente  por el líder del P.D.G.E., Obiang NGuema). Parecía que todos esperaban que llegara el Partido del Progreso, desde España, para ofrecerle la integración en  sus filas y hacerse con su halo y fama.

La segunda, hay que confesar que fue tremendamente satisfactorio comprobar que el pueblo guineano se mostró increíblemente satisfecho y esperanzado con nuestra decisión de mantener nuestra identidad como partido político (No "Movimientlo"), y muy especialmente por seguir fielmente envueltos en nuestra ideología demócrata cristiana y en nuestra fe y esperanza en que España debía ser nuestro genuino compañero en el camino de nuestra independencia y libertad, en democracia.

“Vengo a inscribirme en tu partido porque has dicho que España volverá a ser nuestro compañero de camino; por que, solos, vosotros  no podéis gobernar ya este país". Esta declaración, hecha de forma reiterada por valientes y atrevidos guineanos (mayores) que se acercaban a la sede del Partido del Progreso, para sumarse a nuestro proyecto político, respondía a mis sinceras declaraciones sobre mi fe en que la responsabilidad de sacar a Guinea Ecuatorial de la barbarie y desastre en que había sido conducida por la dictadura militar, debía ser compartida, en un orden normal, cordial y sereno de cosas, por guineanos y españoles.

(Pocas cosas tiene Guinea Ecuatorial -después de la colonización, las Provincias y la Autonomía, españolas- que no se contagien entre los dos pueblos. Además de la lengua española, la experiencia de dictadura militar... por ejemplo).

“¡Porque, solos, vosotros no podéis gobernar este país!”. Esta rotunda afirmación, hecha un certero reto, por gente madura guineana, de uno y de otro distrito; o etnia; o tribu, no es que coincidiera, sino que chocaba con mi normal y legítimo “orgullo de líder político guineo”. La fuerza de reto que la misma tenía, me hizo meditar y dudar, en un primer instante. Pero 25 años, después de recibir este reto y esta afirmación, y visto el irreducible e incontrolable batiburrillo en  que han convertido al país, se me hace imposible dudar de tan profunda afirmación. Casi 50 años después e nuestra independencia, todo ha ido tan mal y tan desviado de camino, que he llegado a recibir esta pregunta, en Guinea Ecuatorial: “¿Cómo crees que  puedes gobernar Guinea Ecuatorial, sin matar, sin robar, sin meter a la gente  en la cárcel; sin perseguir y matar a los opositores; sin fumar “banga”, sin ser un borracho; sin acostarte con todos -ellos y ellas-  (para humillar a todos) , como lo está haciendo el otro?”

Y tercera, ofrecimos, a título de contagio, nuestra ideología, demócrata cristiana, a quienes decidieron sumarse al proyecto del Partido del Progreso (dicen los líderes políticos de Guinea Ecuatorial que: En África no hay ideologías; sino personas”). Nosotros ofrecimos al pueblo guineano ideología basada en el Humanismo Cristiano; proyecto recogido en nuestro Vade Mecum político y equipo de hombres impregnados del espíritu de esta ideología dispuestos a poner en acción, técnica, intelectual y humanamente nuestro proyecto.

Lejos de oscuras propuestas, empujones e intencionadas trampas mortales de "golpes de estado" punto fuerte de Obiang Nguema y los suyos, en los que esperan a incautos e inexpertos guineanos, muertos de ansiedad, la oposición democrática tiene centradas sus propuestas en una transición pacífica a la normalidad política y a la democracia en Guinea Ecuatorial.

Sentados bajo el agujereado paraguas de la esperanza, en el alfeizar de los palacios y oficinas de Gobiernos e Instituciones democráticas occidentales, esperamos una respuesta tan a tiempo y eficaz, para la paz y la reconciliación y como la que recibió Obiang Nguema para dar el sangriento paso de golpe de estado del 3 de agosto de 1979.



Comentarios
Queremos saber tu opinión

Si estás registrado, introduce a continuación tu usuario y contraseña. Puedesregístrarte aquí.
EMAIL
CONTRASEÑA


Si no recuerda su contraseña, pulse aquí para enviarle un recordatorio.



PERIODICO EN PDF
DESCARGAR
Descargar Acrobat Reader portada
PORTADA | POLITICA | SOCIEDAD | CULTURA | EDUCACION | MEDIO AMBIENTE | SALUD | DEPORTES | REPORTAJE | OPINION
Motor | Toros | Cine | Agenda cultural | La última | Humor | Callejero | Staff | Hemeroteca | Dossier comercial