Martes, 18 de Diciembre de 2018
nº de visitas: 23582793
OPINIÓN
NOTICIAS POR LOCALIDAD

COMPARTIR


Foto
26-11-2018
LAS ROZAS
'Vuelva usted mañana' o la semana que viene
Más de un año de espera para una licencia


En 1833 escribió Mariano José de Larra el famoso artículo “VUELVA USTED MAÑANA” donde describía las peripecias, angustias, sorpresas, desesperación e impotencia de un ciudadano francés que vino a España a resolver unos temas legales y a invertir importantes cantidades de dinero. En principio contaba con que en quince días le daría tiempo a resolverlo y conocer lo más importante de Madrid.

Después de seis meses se volvió a París sin aclarar sus asuntos legales ni poder invertir el dinero. En todos los despachos, organismos, citas, audiencia le decían lo mismo “vuelva usted mañana”. Pero al día siguiente lo repetían. Cuando le daban explicaciones más razonables le decían: “ Así está establecido, así se ha hecho hasta aquí, así lo seguiremos haciendo”.

Desgraciadamente después de casi dos siglos esta situación cuando se trata de organismos oficiales está si cabe más institucionalizada. Lo damos por hecho. Es así y nos callamos, nos acostumbramos, lo sufrimos y casi nunca pasa nada. Es igual el color de los partidos políticos que gobiernen. Este tema no es que sea o no una prioridad, creo que ni entra en los programas ni es objeto de los que pudieran resolverlo.

En los ayuntamientos una licencia de obra o de apertura de un negocio puede tardar a veces más de un año. Esto significa que una nueva edificación con la generación de riqueza y de empleo que supone se paralice y retrase porque alguien no valora las consecuencias de su inactividad. Las consecuencias económicas para la empresa promotora y constructora y para la sociedad en general pueden ser realmente importantes. Igual que lo es que un local esté cerrado y un nuevo negocio sin poder funcionar por la misma causa.

La casuística que muchos conocemos es tan amplia que abarca casi la totalidad de las solicitudes. Lo realmente importante e incomprensible es la tolerancia, la pasividad, la falta de interés que ha hecho de lo anormal lo normal y de la posible excepción la norma y la costumbre. Es un hecho que no produce ni desasosiego en los que lo provocan y los que lo sufren la aguantan estoicamente, el sistema es así.

En una empresa un retraso puede implicar la pérdida de un contrato, de un negocio, de una venta y generalmente se actúa con celeridad para evitarlo y si se produce los responsables deberán dar explicaciones y asumir las consecuencias.

¡Cuantos ejecutivos hay días que se quedan en la empresa hasta resolver la urgencia o se llevan el trabajo a casa para no demorar la solución ¡

Hay asuntos que se pasan meses y meses en mesas municipales y otros organismos oficiales y no pasa nada. Ya no es el “vuelva usted mañana” ni a la semana que viene.

Como cada expediente es único no se hace causa común, ni se crean plataformas de protesta colectiva y a nivel individual la exigencia de tu derecho puede suponer incluso mayor demora.

Supongo que ahora con las redes sociales se creen círculos de protesta que conciencien de este sinsentido tanto a la sociedad, como a los responsables y se puede cambiar esta situación tan absurda y que tanto daño y perjuicios acarrea.

Las escrituras ante notario como se trata generalmente entre profesionales y empresarios conscientes de su importancia se resuelven pronto, normalmente en una semana desde que se prepara la documentación ya se está firmando la compraventa o la herencia o la constitución de una nueva sociedad. Pero cuando urge y se     quiere se prepara y se firma el mismo día.

Muchas de las operaciones que retienen algunos ayuntamientos durante meses o años son más importantes ya que puede demorarse no una compraventa si no la de una promoción de 100 viviendas o la autorización de importantes negocios. Realmente incomprensible.

Estos días ha salido en la prensa como una noticia menor que en las localidades del noroeste de Madrid se está tardando hasta 14 meses en conseguir una licencia de obra nueva, cuando la comunidad de Madrid sufre un déficit preocupante de viviendas nuevas con menos de 3.000 actualmente en el mercado.

Esta es una realidad sufrida por los promotores de Las Rozas, Majadahonda y Pozuelo.

Y la noticia se refería solamente a las licencias de obra nueva, no de las de primera ocupación que también tardan muchos meses con las viviendas terminadas y cerradas y pagando las cuotas de hipoteca mensuales…

El artículo de M.J. de Larra tuvo una gran repercusión. Se leyó y comentó hasta la saciedad durante años pero ahí se quedó y el “vuelva usted mañana” ahora puede convertirse en vuelva usted el próximo mes y le seguiremos informando.

En definitiva la responsabilidad última es de los políticos que ahora con la informática pueden saber dónde está cada expediente en cada momento y todavía no entiendo cómo cuando pasan varios meses sin tramitarse no se encienden todas las luces rojas de los ordenadores pidiendo explicaciones y solicitando resolver los asuntos con la urgencia normal de los estamentos empresariales y generales.

Mar BLANSO



Comentarios
Queremos saber tu opinión

Si estás registrado, introduce a continuación tu usuario y contraseña. Puedesregístrarte aquí.
EMAIL
CONTRASEÑA


Si no recuerda su contraseña, pulse aquí para enviarle un recordatorio.



PERIODICO EN PDF
DESCARGAR
Descargar Acrobat Reader portada
PORTADA | POLITICA | SOCIEDAD | CULTURA | EDUCACION | MEDIO AMBIENTE | SALUD | DEPORTES | REPORTAJE | OPINION
Motor | Toros | Cine | Agenda cultural | La última | Humor | Callejero | Staff | Hemeroteca | Dossier comercial